La F-105 ya ejerce como buque de mando de la flota de la OTAN en el Mediterráneo

La fragata Álvaro de Bazán (F-101) navega ya de regreso hacia su base de Ferrol tras haber cedido el testigo como buque insignia de la flota número dos de la OTAN (SNMG-2) a la Cristóbal Colón (F-105) el pasado sábado. La ceremonia se ofició en el puerto griego de Souda, donde también coincidió con el buque logístico Patiño (A-14), que permanecerá integrado en la agrupación naval del Mediterráneo hasta diciembre.
Según las previsiones de la Armada, la Álvaro de Bazán llegará al Arsenal Militar el próximo fin de semana, lo que supondrá un despliegue de cinco meses al haber zarpado de su base ferrolana el pasado 22 de junio.
Las fragatas y el buque de aprovisionamiento se hicieron a la mar una vez efectuado el relevo y el embarque del Estado Mayor de la agrupación en la F-105. A partir de ahora, la más moderna de las F-100 actuará como unidad de mando durante todo su despliegue, en el que realizará ejercicios, operaciones y presencia naval por todo el Mediterráneo hasta el mes de abril. Tomará entonces el testigo la Méndez Núñez (F-104), para cerrar el año de mando de la Armada Española.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: