La fragata F-104 de la Armada española inicia un periplo de un año en Estados Unidos

Se ultiman en la Base que la Armada tiene en El Ferrol, con un nivel de intensidad máximo que implica tanto a la propia tripulación como a grupos de profesionales de empresas subcontratados para diferentes actividades, los trabajos de preparación y adecuación de la fragata F-104 Méndez Núñez de cara a un compromiso internacional que la llevará a estar casi un año de navegación junto a fuerzas navales de los Estados Unidos.

La navegación que se iniciará en unas semanas es consecuencia de la aprobación que tuvo lugar en Consejo de Ministros a finales de 2017 para que una fragata española se integrase en un Grupo de Portaaviones estadounidense durante buena parte del 2019. Durante el año que ahora acaba la “Méndez Núñez”, que es el navío destinado a

ese objetivo, ha realizado un intenso proceso de preparación de lo que son sus capacidades y de sus tripulantes, para incidir en el máximo nivel operativo y en que todo el potencial de combate que, sustentado en el sistema de Defensa Aérea, define a la F104 esté al máximo ante cualquier circunstancia que pueda acontecer.

En las primeras semanas de 2019, y por un periodo que va a ser de unos dos meses, la fragata se desplazará a la zona de Norfolk en Estados Unidos, donde la United States Navy tiene una de sus principales bases navales, para realizar diversas pruebas de integración y de validación de determinados equipos y sistemas, logrando así su acreditación final para la misión que deberán cumplir. Tras ese período inicial regresarán durante un mes a su Base ferrolana para volver a partir de nuevo sobre el mes de abril.

Durante un espacio de tiempo que se prevé de unos seis meses, se integrará con el Grupo de Combate liderado por el portaaviones CVN-72 “Abraham Lincoln”. Junto a los otros buques que conforman la escolta, y que también disponen de AEGIS, la fragata española se involucrará, para mejorar la interoperabilidad entre ambas marinas y para incidir en la mejora de la operatividad propia en entornos navales que cada vez son más complejos.

Se ha previsto que durante la navegación se transite por los océanos Atlántico y Pacífico y que se alcancen algunas de las zonas calientes en las que actualmente hay algún tipo de escenario conflictivo. La F-104, como si de otro navío de escolta más se tratase, atenderá a cualquier necesidad del grupo en el que estará integrada, aportando al mismo todo su potencial de Defensa Aérea zonal, sus medios aéreos formados por un aparato SH-60B LAMPS de la 10ª Escuadrilla o aquellos sistemas de armas que fuese necesario activar ante cualquier hipótesis e incidencia.

Ese trabajo, que ya han realizado en épocas pasadas otros navíos tipo F-100, garantiza la máxima operatividad de las que ahora son las principales naves de combate de la Armada española y que lo serán durante varias décadas más pues las F-110 tienen prestaciones algo inferiores y estarán más focalizadas hacia la guerra submarina.

News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: