Los boinas verdes gaditanos que luchan contra el DAESH en IRAK

Los militares de la Fuerza de Guerra Naval Especial, entre ellos varios de Cádiz, lideran el grupo de operaciones especiales que participa en la misión ‘Inherent Resolve’

Son los boinas verdes de la Armada, militares de élite que asumen las tareas más peligrosas. Y ahora llevan a cabo un reto. Por primera vez la Armada lidera el GrupoTáctico de Operaciones Especiales español (SOTG por sus siglas en inglés) desplegado en la operación ‘Inherent Resolve’, que combate el terrorismo yihadista en Irak. Lo hace la Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE), que partió a principios de este mes de noviembre al país asiático, donde estarán desplegados los próximos seis meses. Y entre estos ‘seal’ españoles hay varios gaditanos.

«El objetivo de la misión de Irak es capacitar a las fuerzas y cuerpos de seguridad iraquíes para que sean capaces de derrotar al Daesh (autoproclamado Estado Islámico), ayudando a establecer la necesaria situación de seguridad y gobernabilidad» en ese país, explica el oficial bajo las iniciales P.D.P y cuyo distintivo es ‘Blas’ (los militares de la Fuerza de Guerra Naval Especial deben mantener su anonimato), natural de San Fernando.

‘Blas’ lleva dos años en la FGNE y, durante este tiempo ha estado desplegado en ‘Atalanta’ y en la operación de seguridad cooperativa en Cabo Verde. Y es que, para la mayoría de ellos, esta no es su primera misión, ni mucho menos. El suboficial gaditano A.T.P., alias ‘Podenco’, es miembro de la FGNE desde hace una década y antes servía en la antigua Unidad de Operaciones Especiales de la Brigada de Infantería de Marina de SanFernando. «Afortunadamente he tenido ocasión de participar en varias misiones», afirma, «ser boina verde tiene esa ventaja». Líbano, Senegal , Mauritania… la lista es larga para este infante de Marina que ahora ejerce de auxiliar en la célula de operaciones de ‘Inherent Resolve’, el lugar donde «se lleva el control, seguimiento y conducción de los adiestramientos del personal iraquí».

Defender a España

«Intentamos sacar lo mejor de ellos», afirma T.P.M. o ‘Pistacho’, militar de tropa gaditano que también lleva una gran mochila de misiones a sus espaldas y perteneció a la antigua Unidad de Operaciones Especiales. Y es que, tal y como explica el oficial gaditano G.H.P. o ‘Bacterio’, «el adiestramiento en operaciones especiales es muy diferente al resto. Requiere mucho espíritu de sacrificio, abnegación y confianza. Las misiones de mayor riesgo y fatiga van a ser asignadas a las unidades de operaciones especiales. Por ello, es muy importante el seguimiento de cada detalle durante el periodo de adiestramiento y en la ejecución de las posibles misiones». Lo sabe bien. Lleva un lustro en la élite de la Armada y ha estado desplegado en ‘Atalanta’ y Cabo Verde.

Es un adiestramiento sostenido durante los últimos años, tal y como señala ‘Blas’. «Se hace un seguimiento más cercano del nivel de las unidades que adiestramos y además se han desarrollado unos vínculos de unión y confianza con los mandos de estas unidades. El adiestramiento es completo y a medida, en función de las capacidades que necesiten potenciar. Se les adiestra tanto en técnicas y procedimientos de combate como en planeamiento y conducción de operaciones», detalla. El objetivo, que las Fuerzas Armadas iraquíes tengan las capacidades necesarias para poder luchar contra el Daesh con las mayores garantías de éxito.

Parece que esta operación, que lleva en marcha desde 2014, está teniendo sus frutos. El pasado 26 de octubre Estados Unidos confirmaba la muerte del líder del autoproclamado Estado Islámico, Abu Bakr al Baghdadi. No obstante, no bajan la guardia. Como señalan estos militares gaditanos, esta organización terrorista islamista es «compleja y bien estructurada» y está en proceso de reorganizarse y nombrar un nuevo líder. Por eso, subraya ‘Bacterio’, «es un momento importante en la lucha contra el terrorismo. Hay que estar preparado ante las nuevas situaciones, anteponerse y adaptarse a ellas».

Ese terrorismo yihadista que hace estragos en Oriente también afecta a Occidente. ‘Blas’ lo explica así: «El objetivo principal es la defensa nacional y combatir el terrorismo que pueda amenazar nuestro país. Contribuir a la seguridad internacional es positivo para todos. Por lo tanto, combatiendo al Daesh en Irak, estamos defendiendo nuestros intereses. No hay que olvidar que el Daesh ya ha llevado a cabo atentados contra países occidentales. Es una responsabilidad. Y combatir a un enemigo tan complejo es todo un reto».

Sacrificio de las familias

Para ello, todas las unidades que componen el Grupo Táctico de Operaciones Especiales español (el Mando de Operaciones Especiales del Ejército de Tierra, el Escuadrón de Zapadores Paracaidistas del Ejército del Aire y la Fuerza de Guerra Naval Especial) ha realizado adiestramientos, ejercicios y conferencias conjuntas para poder trabajar hombro con hombro sobre el terreno. Esta preparación conjunta ha sido coordinada por la Armada y en ella también ha habido ejercicios para «alcanzar la necesaria interoperabilidad y el sincronismo de todos los participantes». Así como cursos de formación específicos de sanidad, comunicaciones, inteligencia, tiro de precisión, medios de obtención de información o vigilancia y reconocimiento, entre otros.

En Irak han tenido que integrarse con el resto de países participantes en la operación ‘Inherent Resolve’ (Portugal, Reino Unido, Estados Unidos, Francia y Holanda), tarea que realiza la CJSOTF (Fuerza Operativa Conjunto-Combinada de Operaciones Especiales) que es «el mando de todas las fuerzas de la coalición internacional», detallan. «A través de él se realizan las coordinaciones entre unidades de los diferentes países. Aunque está liderado por Estados Unidos, en él se integra personal de todos los países participantes y el SOTG mantiene un oficial de enlace», explican los militares gaditanos. Además, tal y como señala ‘Bacterio’, «las Fuerzas Armadas Españolas tienen mucha experiencia en misiones en el extranjero. El personal que despliega tiene virtudes como el respeto, capacidad de adaptación y flexibilidad, que facilitan enormemente la integración con el resto de países participantes en la operación».

Cuando vuelvan a sus casas será el mes de mayo. Habrán pasado medio año lejos de sus familias, incluidas fechas tan señaladas como las Navidades. Una separación que, «gracias a las nuevas tecnologías se lleva de la mejor manera». Como dice ‘Bacterio’, «los primeros que se sacrifican son nuestros familiares, por lo que parte del éxito de la misión es suyo». Por eso, «lo más importante es que en la familia no haya problemas» durante el despliegue. Y es que, «el tiempo que mis hijos están sin su padre creo que es lo más duro. Estoy acostumbrado y es mi trabajo pero ver cómo afecta a los hijos el tiempo que está fuera su padre» es complicado, confiesa ‘Podenco’.

«Siempre es duro pero es nuestro trabajo», detalla ‘Pistacho’. «Nuestro equipo lleva ya varios años y despliegues juntos. Como nos gusta decir somos una pequeña familia. Además, los que quedan aquí estarán pendientes de los míos». ‘Blas’ lo tiene claro, «afronto este despliegue con mucha ilusión. Probablemente es una de las misiones más interesantes por sus características. Voy a trabajar al más alto nivel durante todo el despliegue. Quizá el tiempo sea el aspecto más duro de la misión. Mantener la motivación y el nivel de trabajo en un escenario tan demandante como este durante los seis meses. Pero somos un buen equipo y entre todos nos apoyaremos».

¿Qué hacen en Irak?, les preguntamos. Entonces uno de ellos contesta, rotundo, «derrotar al Daesh mediante la asistencia militar a las fuerzas de operaciones especiales iraquíes». Gaditanos de élite que trabajan sin descanso para contribuir a la seguridad de los españoles a miles de kilómetros de las Puertas de Tierra.

La participación de las unidades de operaciones especiales (UOEs) españolas en la operación ‘Inherent Resolve’ se inició en 2015 mediante la puesta en marcha de la denominada operación AI (Apoyo Irak).

Desde entonces, el SOTG ha sido relevado periódicamente con efectivos del MOE (Mando de Operaciones Especiales del Ejército de Tierra), de la FGNE y del EZAPAC (Escuadrón de Zapadores Paracaidistas del Ejército del Aire), correspondiendo el liderazgo a uno de los Grupos de operaciones Especiales (GOE) del MOE.

La labor del SOTG español se realiza en el marco de la acción combinada de las fuerzas especiales de la coalición internacional, integrándose en la Fuerza Operativa Conjunto-Combinada de Operaciones Especiales, liderada por Estados Unidos y compuesta por unidades de operaciones especiales de varios países. El SOTG realiza cometidos de formación, asesoramiento, asistencia y acompañamiento de las unidades de operaciones especiales iraquíes en el desarrollo de sus misiones. El objetivo: la derrota del Daesh.

Desde el punto de vista nacional, es el Mando de Operaciones (MOPS) el que conduce la operación. Por su parte, el Mando Conjunto de Operaciones Especiales (MCOE) realiza el seguimiento, asesoramiento y apoyo de cualquier operación llevada a cabo por los boinas verdes.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: